926 54 66 08
Lunes - Viernes 09:00 - 14:00 y 16:00 - 19:00
Pol. Ind. Alces, C/Garnacha, 8

La silicona en el baño, ¿requiere mantenimiento?

Como todos los materiales, la silicona tiene una vida útil. Su vida útil va a depender del cuidado y limpieza, pero sobre todo de la calidad de la silicona. Pero aunque esta sea de calidad con el tiempo irá deteriorándose, y deberá remplazarse. Sin embargo, usar una silicona específica puede ahorrar muchos problemas tanto estéticos como de estanquidad.

Las siliconas para el baño más recomendables son las ácidas, fungicidas y anti-moho. Son las más duraderas. Además deben contar con una excelente adherencia sobre materiales no porosos, que son los que habitualmente se emplean en el baño. Como vidrio, superficies vitrificadas, azulejos, cerámica, aluminio, etc.

Cuando instalamos nuestros nuevos aparatos sanitarios, su aspecto es inmejorable. Sin embargo la presencia continuada de humedad favorece la presencia de mohos. Si la silicona empleada no ha sido de calidad, el moho aparecerá pronto. Estos mohos ennegrecen las superficies. Si ese es su caso, la mejor solución en cambiar la silicona por una más nueva.

Como reemplazar una silicona deteriorada

Con un cúter o cuchilla retiraremos la silicona antigua. Es una tarea que hay que realizar con precaución. Trate de no dañar los elementos adyacentes.

Hay que limpiar perfectamente la zona y antes de emplear la nueva silicona todo debe estar completamente seco y limpio. Para limpiar la zona, lo más aconsejable es utilizar un paño que no suelte hilo ni pelusa. Aplique alcohol de quemar o un detergente. La suciedad impedirá la óptima adherencia. Deje pasar 24 horas para el secado o bien emplee un secador de pelo hasta estar seguro de que todo está completamente seco. Si se aplica la nueva silicona con humedad, no adherirá bien y se despegará.

Para aplicar la nueva silicona, usaremos una pistola de silicona en caso de que sea silicona en tubo rígido. El mercado también ofrece silicona en tubo flexible, que no necesita de ninguna herramienta para su aplicación. Sin embargo, la marcas profesionales emplean tubo rígido ya que la salida de material es homogénea.


El cordón de silicona debe ser lo más fino posible pero que cubra bien la junta a sellar. Existen piezas especiales en forma de ángulo para extender el cordón de silicona en su totalidad y que penetre bien en la junta.

Retire el exceso con un paño o un poco de papel de cocina. También puede ejercer un poco de presión. Nunca utilice agua para para limpiar la zona.
Una vez aplicada la silicona hay que dejar secar, según nos indique cada fabricante, un tiempo determinado para que la estanqueidad quede garantizada. Lo habitual es un mínimo de 24 horas. También es aconsejable valorar la estanqueidad.

El mercado ofrece diferentes colores, pero lo habitual es emplear siliconas blancas o transparentes. La blanca se utiliza para sanitarios de ese color, y la transparente para el resto de elementos.